jump to navigation

Aotearoa maorí; mitología – La Creación mayo 4, 2008

Posted by Nicolás Cuervo González in Aotearoa Maorí.
Tags: , , , ,
trackback

Bueno, empiezo hoy con la primera actualización “temática” sobre los maoríes, a petición de mi madre. Voy a intentar contar de una manera “cercana” un poco de la mitología y cultura maorí, que es muy muy interesante. Todo lo que escriba serán mis palabras, pero obviamente no me lo estoy inventando. Espero que resulte entretenido, o interesante, porque la verdad es que no he encontrado mucha información en castellano. Primera parte:

La Creación

“En el principio estaba Te Kore, la Nada, y de Te Kore vino Te Poo, la Noche. En esa impenetrable oscuridad, Rangi, el Padre del Cielo, yacía en los brazos de Papa, la Madre Tierra”.

Los dioses de Aotearoa son hijos directos de Rangi (Cielo) y Papa (Madre Tierra), lo cual puede servir de ejemplo para demostrar cómo la cultura maorí está ante todo asentada en el respeto a la naturaleza, su entorno. Estos dioses “habitaban” el estrecho espacio que había entre los cuerpos de sus padres, pero todos ellos anhelaban libertad, vientos silbando en lo alto de afiladas colinas y a través de profundos valles, y luz, luz para dar calor a sus pálidos cuerpos.
Así que se preguntaron qué hacer, necesitaban su propio espacio, necesitaban luz. En estas se encontraban los a la postre dioses del pueblo maorí, cuando uno de ellos, Taane-mahuta, padre de los bosques, de todas las cosas vivientes que aman la luz y la libertad, se puso en pie, y así permaneció durante mucho tiempo, más de lo que uno puede aguantar sin respirar. Aguantó de pie, silencioso e inmóvil, aunando toda su fuerza hasta que estuvo preparado. Entonces, apretó sus manos contra el cuerpo de su madre, reposando toda su fuerza en ellas, y con sus pies empujó hacia arriba tan fuerte como pudo el cuerpo de su padre; los cuerpos del cielo y la tierra se resistieron todo cuanto pudieron, sin intención de poner fin a su enlace, pero finalmente terminaron separándose forzosamente. “Fue el feroz empuje de Taane lo que separó el cielo de la tierra“, dice una antigüa creencia maorí; “Así que fueron separados, y la oscuridad se manifestó, como también lo hizo la luz“.
Mientras Rangi ascendía separándose cada vez más del cuerpo de su amada Papa, los vientos comenzaron a rugir furiosos y llenaron el espacio que se iba creando entre los dos amantes. Taane y sus hermanos permanecían expectantes ante todo lo que estaba pasando, contemplando por primera vez las curvas del cuerpo de su madre, la Tierra, y así fue como vieron aparecer desde los hombros de su madre, un plateado velo de niebla, su forma de expresar el lamento por su pareja recién perdida. A su vez, Rangi, desde las cada vez más lejanas alturas, empezó a llorar, y con rapidez sus lágrimas bañaron de lluvia el cuerpo de Papa, la Tierra, creando lagos y ríos que corrían entre las serpenteantes y onduladas curvas del cuerpo de Papa.

Taane, pese a haber sido el ejecutor de la forzosa separación de sus padres, los quería por igual, y necesitaba hacer algo por ellos para calmar la pena. Primero, quiso vestir el cuerpo de su madre con una belleza nunca antes soñada en el mundo de la oscuridad en el que habían permanecido hasta entonces. Hizo crecer a sus propios hijos, los árboles, y los liberó para que poblasen la tierra. Pero en esos primeros días, Taane, pese a ser un dios, era como un niño que adquiere inteligencia a través de las pruebas, los errores y los aciertos. Así que plantó los árboles al revés, dejando a sus inutilizadas raíces boca arriba, inmóviles y hambrientas, y sus copas enterradas bajo tierra, donde no había lugar para otros de sus hijos, como los pájaros e insectos. Ante esta visión, Taane desenterró uno de los gigantes kauris (árboles autóctonos y ligados fuertemente a la mitología) y sacudiéndole la tierra de su copa, volvió a enterrar sus raíces, y la brisa jugó con las hojas, cantando la canción del nuevo mundo que acababa de nacer.
De esta manera fue como la Tierra se cubrió de un precioso manto verde de vegetación, los pájaros cantando y volando entre los bosques, el mar bañando sus orillas, y los dioses trabajando cada uno en su tarea, bajo las sombras de los jardines sagrados de Taane. Solo uno de entre los setenta dioses abandonó el lecho de su madre para seguir el cami no de su padre; era Taawhiri-maatea, el dios de todos los vientos que azotan el espacio entre cielo y tierra.

Una vez que Taane había terminado de vestir a su madre, elevó los ojos hacia su padre, frío y gris, abandonado solo en el vasto espacio en el que reposaba, y sintió pena por su desolación. Cogió el brillante Sol y lo colocó en la espalda de Rangi, su padre, con la luna en frente suyo. Viajó por los diez cielos (aquí el mito se refiere a la palabra en inglés heaven, no sky, así que sería más como un paraíso que como un cielo, problemas de los idiomas) hasta que encontró unas ropas rojas brillantes con las que vestiría a su padre. Pero antes descansó, por siete días, y volvió al encuentro de su padre, para extender las prendas de este a oeste y de norte a sur a lo largo y ancho de todo el cielo. Una vez hecho, se dio cuenta de que no era suficiente para su padre y se lo arrancó del tirón, aunque una pequeña pieza permaneció sin que Taane se percatara, y esta prenda que cubre el cielo de colores rojizos aún puede ser vista hoy en día, cuando el sol aparece y desaparece por el horizonte.
Triste, Taane gritó para decirle a su padre que viajaría hasta los límites del espacio en busca de un regalo merecedor de su valor, y de alguna manera, en el silencio escuchó una respuesta. Así, viajó y atravesó el fin del mundo, y en la oscuridad alcanzó por fin la Gran Montaña de Maunganui, donde las Más Brillantes vivían. Ellas eran las hijas de Uru, hermano de Taane, y juntos las contemplaron jugar al pie la montaña.
Taane le pidió a su hermano que le diese algunas de esas preciosas luces brillantes para adornar el vacío manto del cielo. A la llamada de Uru, todas las estrellas se acercaron a los dos dioses, Taane las recogió todas con sus brazos y las metió en una cesta. Meticulosamente, Taane colocó cinco estrellas creando la forma de una cruz (la Southern Cross, constelación emblema que señala al sur, la equivalente a la Estrella Polar del hemisferio norte, y que aparece en las banderas de Australia y Nueva Zelanda) en el pecho de Rangi, su padre, y roció el oscuro cielo con las Hijas de la Luz, dándole por fin la ornamentación que según él, se merecía. La cesta con todas las estrellas aún cuelga del cielo, y es llamada por muchos la Vía Láctea, donde permanecen recogidas, a excepción de unas pocas veces en las que la cesta se tambalea, y las hijas de Uru caen, cruzando el cielo y bañando la tierra con su luz, por un instante. El resto del tiempo, permanecen inmóviles en la cesta, como luciérnagas adornando el oscuro cielo nocturno.

Anuncios

Comentarios»

1. mega - mayo 4, 2008

Nicolapsus, una historia preciosa, gracias por darle luz…para nosotros
oye esto del tamaño del nuevo blog es una estrategia tuya??? pierdes concentración…

2. Elisa - mayo 4, 2008

La verdad es que su creación fue mucho más bonita que la “nuestra”, no es por nada. Gracias por traducirla y escribirla. 😉
Yo también creía que me había equivocado de blog… No está mal la nueva cara, aunque las entradas quedan un poco estrechas, como marginadas en el centro. No sé si será cosa del Mozilla.

Como ves, sigo leyendo tu blog, aunque no escriba mucho. Siento que Javi se haya ido al final, pero ya he visto que sin compañía no te quedas. Eso es bueno, ya que vais de cara al invierno. 😉

Al contrario que aquí, que hace un calor… (Te cuento yo algo, para variar). Este puente han venido Nacho y Pablo de visita, porque mi madre les prometió llevarlos a Terra Mítica. Les van las emociones fuertes, sobre todo a Nacho… ¡Se subió tres veces seguidas a la montaña rusa! Antes de empezar se santigua y hala, lo que le echen. Yo me subí a una que llaman Syncope y me dio algo parecido. :p Pero vamos, que se lo han pasado bien.

Te envío un saludo de toda la familia, aunque ellos no te lean porque no usan mucho Internet (mi madre poco y mi padre nada). Besos

3. Nicolás Cuervo González - mayo 5, 2008

Si fuese una estrategia mía, ¿qué tipo de estrategia sería Mega?
Parece que no ha gustado mucho el nuevo aspecto… Lo de la anchura no lo puedo cambiar, pero creía que con el antigüo salían igual.

Gracias por las crónicas Elisa, está bien recibir un poco de información aquí, donde soy el único que cuenta cosas. ¡No os corteis!

4. rubinho - mayo 5, 2008

Gracias por tu comentario en mi blog, Nicolás.
Me ha sorprendido encontrarte por allí.

Efectivamente, me habría gustado parar allá por donde antes de llegar a la terminal. Pero fue lamentablemente imposible.

Yo ya estoy de vuelta en Barcelona. Y como diría Melville, me siento inquieto e incómodo, cuando el suelo no se mueve bajo mis pies, como cualquier otro ballenero en tierra firme.

Cuídese usted un rato.
Está usted en el lugar adecuado.

un saludo
rubinho

5. LoKKie - mayo 5, 2008

Creo que en mi superenciclopedia de mitologia viene algo de la maorí,pero esta en concreto no.me mola aprender mitos nuevos 🙂

6. alba - mayo 5, 2008

hola!! bueno llevo metiendome en tu blog varios dias y me e leido casi todo, decirte qe me encanta como escribes y como cuentas las cosas, qe llevo muxos años qeriendo viajar alli y pasar al menos un año, pero todavia me qeda un poqito, qe me alegro muxo de aver encontrado un blog como este 🙂 de verdad, qe te seguire leyendo y qe un beshito

7. chumi - mayo 6, 2008

me encanta que me cuentes historias, tus nietos van a tener suerte, ha sido una historia bellísima es una gran historia de amor, estoy de acuerdo con elisa la nuestra es más aburrida pero eso es porque nuestro dios es todo maculino y además folla poco, bsssyrisas sigue así sherezade queremos más!

8. chumi - mayo 6, 2008

era masculino joder aunque tmb maculino ¿(de inmaculino?) o de culino? Alfonso donte estas que me estoy liandooooo!!!!!!!!

9. Alf - mayo 7, 2008

SIGO VIENDO COMO CRECE UNA SEMILLA ASTURIANA EN EL CULO DEL MUNDO.

Y AHORA QUE LO PIENSO, UNA SEMILLA ASTURIANA CERCA DEL CULO DEL MUNDO, QUE FABRICA CUCHU…. DE AHI SALDRÁ ALGO MUY BUENO.

NICO, LA EXPO MUY BIEN. TU AUSENCIA SE NOTÓ. MAÑANA, O PASADO, TE MANDO LAS FOTOS.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: